Nuestro hogar en la aventura

Aquí os muestro el catamarán que nos acompañará en la travesía. Es la primera vez que voy a hacer navegación de altura con este tipo de barcos, personalmente prefiero los monocascos, especialmente si debo enfrentarme a condiciones adversas, pero he de reconocer que para espacio y comodidad parece más adecuado esta embarcación en largas estancias. Veremos cómo se comporta en momentos clave.

Se trata de un Lavezzi 40 de 11,90 mts de eslora y 6,50 ed manga, dos metros más que un mono casco y donde radica su comodidad. Por otra parte, su calado, de 1,10 metros permite aproximarse mucho a la playa en fondeos. Sus 4 cabinas son un lujo, nos permitirá usar las mismas de forma individual (equipaje, descansos, intimidad) y con 2 aseos incluso teniendo problemas en uno de ellos podremos seguir haciendo vida normal.

Quizás, y es algo que deberemos solucionar, será un pequeño problema sus 260 litros de gasoil, que no son adecuados para una navegación trasatlántica. Su capacidad de agua dulce,  560 litros, tampoco es mucha para los días que tenemos por delante, pero esta parte la solucionamos con un mayor uso de agua salada para limpieza y aseo.

Los dos motores disponibles de 29 cv también ofrecen mayor seguridad que uno solo.

Las velas (55 mt2 de Mayor y 25 de Génova) y la estructura propia del catamarán puede que sean muy divertidas para vientos de popa (los esperados) o grandes largos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s